¿Qué visitar?

Por: Ricardo Flores Cuevas.

"Y una vez que arribaron, que veneran a instalarse allí en Cuitlatelco los antiguos tenanca chichimeca, inmediatamente de encaminaron y fueron a meterse a Mizquic. Ya que fueron a dar con él, hay está en pié, ya que está colocado el mezquite (por lo que ahora se llama el pueblo de Mixquic) [...]" Chimalpahin (1579 - 1645).

Cultura lacustre

Mixquic se fundó en tiempos prehispánicos en un islote dentro del lago de chalco. Desde entonces tuvo como únicas vias de comunicación caminos lacustres deniminados acalotli.

Los mizquica fueron una de las cvilizaciones en desarrollar y perfeccionar la agricultura chinampera, con lo cual llegaron a ser un productor pujante en la región. Fue en 1895 cuando, a raíz de un decreto del General Díaz, se iniciaron las obras de desecación del lago de Chalco. Pero fue hasta 1949 cuando el pueblo perdió sus cuerpos lacustres. Sin embargo la herencia de la cultura lacustre no ha sido extirpada del todo, pervive en la agricultura chinampera, gastronomia, vocabulario y en el paisaje.

Zona arqueológica

Esta área se localiza al interior de la Casa Cural, a un costado del templo de San Andrés Apóstol. En el centro de esta zona se rige una escultura (conocida popularmente como Miquiztli con características poco comunes de Mictecacihuatl. Por otro lado, la cabeza es rica en elementos iconográficos, la cual tiene dos rostros: uno vivo y otro muerto, ambos portan una especie de tocado, y sin duda alguna se trata de la dualidad vida-muerte. Cabe precisar que aunque están unidas, la cabeza y el cuerpo pertenecen a diferentes esculturas.

El chacmol de Mixquic presenta características únicas: en las manos porta un téchcatl (piedra de sacrificios) con las medidas muy similares al encontrado en el Templo Mayor de Tenochtitlan.

También se haya dos tlachtemalacatl (aros) del Juego de Pelota, según Raúl Flores Guerrero, con grabados de Tlaltecuhtli devorando al sol.

Así mismo, hay otras dos esculturas cilíndricas con grabados de un personaje desconocido: tiene el cuerpo de una serpiente, su cabeza tiene un pico de águila y un penacho de plumas, Flores Guerrero argumenta que se trata de Xiuhcóatl, la serpiente de fuego

Finalmente en este mismo espacio se resguardan algunos cráneos de piedra que formaron parte del tzompantli.

Templo de San Andrés Apóstol

El primer momento de la evangelización en Mixquic estuvo a cargo de frailes franciscanos; quienes, sobre las ruinas del antiguo teocalli, iniciaron la construcción del templo dedicado a San Andrés Apóstol y su convento. Posteriormente, en 1537 la obra fue continuada por frailes agustinos; pero a principios del siglo XVII se derrumba quedando en pie únicamente la torre campanario y la portería del convento. En 1620 se reinició la construcción concluyéndola después de 1810.

La fachada de este templo es sobria, destacan cinco nichos y un rosetón como ventana. La planta es basilical con tres naves, cerrada con bóvedas de arista decorada con hoja de oro sobre yeso. Se tiene conocimiento que los flamantes artistas Francisco Morales y Simón de Pereyns trabajaron en el retablo de Mixquic.

Finalmente, durante los siglos mencionados, los mizquica contribuyeron con mano de obra en la edificación de la Catedral de México.